Angelita

Tengo un pedacito de alma
que se me va cada tanto
y vuelve
cantando la Huaja
a los tejados.

Para mí, sigues siendo la polilla
de ojos amarillos
y la piel entre mantitas.

Aún sobre la cuna,
dormida en el ruido
volviendo del jardín,
y llorando a golosinas.

Tu infancia de Scouts y marinera.
Tu risa, paraguas para lágrimas.
Tus sueños en Lima y el drama.
Tu corazón, océano de panteritas.
¿Una canción? Kanaku o María Laura.

Y recuerda siempre, pequeña:
Mami ya viene.
Llama a papá.
Te amo.
Necesito la cámara.
Mira a los gatos.
Y avísame cuando llegues a casa.

Publicado por

Rodrigo Ampuero Oróz

Cusqueño, bachiller en turismo, fotógrafo de momentos y escritor amateur. Me gusta relatar historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s