Kausachun Qosqo

Sacra ciudad pétrea
que se erige
para construir el tiempo,

suelo de mil tierras
impermeables al olvido,

la rutina del hombre
bajo el pálido sol de invierno,

imperio de milenios
doblegado por los siglos.

Aquí, la sangre es oro y viceversa.

Los muros conversan silentes
y las montañas forjan amaneceres dormidos.
Los rostros son dibujos ancestrales
y por las calles corre el pulso de los muertos.

El cielo llora amargo,
cuida a sus hijos.

En tu pecho, la raíz nos cruza el corazón,
las garras sísmicas reposan felinas
y tu lomo fluye hasta el hastío de los huesos.

Dulce savia de sincrético eucalipto,
mis llantos se han quebrado en tus quebradas
y los chihuacos vuelven a las pléyades
como un paisano retorna a su nido.

La luna te viste de gala

y nuestro árbol florecerá orgulloso
a vuestra estirpe,

y tu himno te cantará por siempre
hasta el desgarro,

y mi cuerpo se fundirá en tu vida
inmortal.

¡KAUSACHUN QOSQO!

Publicado por

Rodrigo Ampuero Oróz

Cusqueño, bachiller en turismo, fotógrafo de momentos y escritor amateur. Me gusta relatar historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s