Soy una bandera

Soy una bandera rojiblanca
flameando incólume
ante los crueles vendavales de la historia.

Soy el árbol de la quina, la vicuña solitaria y una cornucopia vacía.

Soy tu himno al mediodía,
cantado de norte a sur,
con solemnidad.

Soy todos los ancestros corriendo por mis venas.
Soy el cacique de una rebelión que ante el destino se levanta.
Soy un balcón escondido, proclamándote la independencia.

Soy el monitor Huáscar
surcando al enemigo
presa por presa.

Soy ese último cartucho
quemado con honor
en nombre de la libertad.

Soy el sacrificio de la vida
surcando los parajes del cielo
bajo los colores de mi patria.

Soy un pueblo condenado, con resistencia a la tiranía.
Soy la lucha campesina por toda la sangre derramada.
Soy todo lo perdido y una herida en la memoria.

Soy la vanguardia del cigarro y el cuento de la insignia.
Soy un huaynito para el frío y una calurosa marinera.
Soy la voz del zambo Cavero y Avilés con su guitarra.

Soy una piedra negra sobre una piedra blanca.

Soy la bandera de una plazoleta desierta, sofocándose en la costa.
Soy la bandera de una escuelita olvidada, en lo más alto de la sierra.
Soy la bandera de un bote adormecido, entre la noche y la selva.

Soy la identidad en el rostro de tu gente,
el dolor punzante de un par de siglos
y todas las escarapelas de mi infancia.

Publicado por

Rodrigo Ampuero Oróz

Cusqueño, bachiller en turismo, fotógrafo de momentos y escritor amateur. Me gusta relatar historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s